Sencilla idea para decorar regalos.

astridRegalos Comments

Cuando vamos a comprar un regalo o cuando lo envolvemos nosotros mismos, siempre quedan envueltos de forma muy simple o a veces incluso mal, ya que únicamente con el papel de regalo no queda personalizado y posiblemente también queda evidente la forma de la caja o el regalo en sí.

Para poder personalizar una caja o un paquetito, podemos hacer muchas cosas, desde comprar etiquetas vistosas o un gran lazo para hacer un detalle en el mismo paquete, hasta una caja de medidas y forma especiales.
Pero si lo que queremos es ahorrar, a la vez que personalizamos y reciclamos, hoy os explico una sencillísima forma de darle ese toque que buscamos a nuestros paquetes.

Para ello vamos a necesitar:

-Tijeras.
Lana de colores.
-Papel de envolver en color neutro.
-Celo.

La idea es que el color de la lana (o de las lanas) destaque sobre el color del papel, por eso os sugiero que utilicéis un papel en color neutro (el típico papel de embalar de color marrón clarito sería ideal, uno blanco también sirve).

Únicamente tenemos que, en la mitad del paquete para regalo, o a lo largo, dar unas vueltas con la lana (si queremos utilizar diferentes colores para diferenciar cada uno de los regalos, también queda muy bonito).

Podemos utilizar el mismo color de lana para un mismo paquete o bien colores diferentes como se muestra en la fotografía.

Para finalizar, basta con hacer un nudito sencillo o bien, podemos utilizar un botón grande o hacer algún otro adorno que se nos ocurra, aunque con el lacito sencillo queda muy bien.

Existe otra opción algo más “complicada”, en la que podemos entrelazar la lana de diferentes colores dando la vuelta al ancho y al largo del paquete.

Si queremos hacer una etiqueta personalizada pero que no sea muy llamativa para no quitar protagonismo a la lana, podemos, con el mismo papel de embalar, recortar la forma que más nos gusta (unas hojas, un corazón, un cuadrado, una inicial…) y con una máquina de hacer agujeros (taladradora) hacemos un agujero en una punta de lo que será la etiqueta y pasamos la lana por dentro del agujerito, quedará sujeto, a conjunto y totalmente personalizado.

Os animo a que lo probéis, ya que, os sacará de un apuro en más de una ocasión y prácticamente no os costará nada. Además el resultado es sorprendente.

Espero que os haya gustado.