Peluquería DIY – Deja de gastar dinero sin perder estilo

Alfonso SBBelleza Comments

ahorrar en peluquería

Con los años, me he encontrado a mí mismo pagando más para que mi estilista me corte el pelo. Aunque me parece una tontería pagar a alguien tanto dinero para cortarme el pelo.

Si tu te preocupas por tu pelo y tu billetera, hay maneras de reducir las factura del salón de belleza sin sacrificar tu estilo.

Aumenta la facilidad en tu rutina

Si tu rutina de belleza incluye regularmente planchar tu cabello rizado o el uso de un secador de pelo a diario, es posible que desees relajarte un poco.

El exceso de estilo en tu cabello lleva al daño, lo que significa que tendrás que pasar más tiempo en la silla del estilista.

La próxima vez que vayas a cortarte el pelo, pregúntale a tu estilista si te lo puede cortar de forma que te permita llevar el pelo al natural sin tener que tratarlo.

Por ejemplo, si tienes el cabello ondulado, un corte en capas es ideal. Un poco de movimiento es ideal para cabellos finos, ya que añade naturalmente más volumen.

Limita el uso de herramientas de diseño a tan sólo un par de veces a la semana para minimizar aún más daño.

Visita a los estudiantes

Los precios de peluquería pueden llegar a ser exorbitantes pero si estás dispuesta a dejar que una estilista que está aprendiendo trate tu cabello, entonces ahorrarás una cantidad considerable de dinero.

Ten en cuenta que la visita a una estilista en prácticas será diferente a la que estás acostumbrada en tu salón habitual.

El corte o el color pueden llevar más tiempo porque el estudiante tendrá que estar con un instructor mientras se trabaja. Algunos estudiantes están menos avanzados en sus estudios y pueden no tener tanta habilidad con las tijeras o el tinte.

Si no hay escuelas de belleza o peluquerías de práctica en tu ciudad, trata de ir a una cadena que ofrezcan descuentos por mantenimiento de rutina y precios más competitivos.

Recorta tu flequillo

Si tienes flequillo, la mayoría de los salones te darán un repaso de forma gratuita. Si no tienes el tiempo para ir a tu salón a por un ajuste rápido, puedes hacer el trabajo tu misma.

Mantén las tijeras en posición vertical en lugar de horizontalmente cuando vayas a cortarte el flequillo. Haz pequeños cortes de no más de media pulgada para evitar cortarte demasiado el flequillo.

Resiste la tentación de cortar mucho y no lo hagas hasta el momento en que lo harías si fueses a la peluquería.

Tíñelo tú misma

Los tintes para el cabello en cajas han recorrido un largo camino en los últimos años. Los tintes están hechos para que sean fáciles de usar.

Si quieres un cambio sutil, como por ejemplo un tono ligeramente más oscuro o tratar de ocultar algunos pelitos grises, trata de hacerte el tinte en casa. Puedes ahorrarte cientos de euros a largo plazo si lo haces así.

Sin embargo, antes debo aconsejarte antes de que te lances a teñirte sola en casa. Si lo que quieres es aclararte el pelo o darle un cambio de color drástico es mejor que no lo hagas en casa y vayas al salón de belleza.

Si eres rubia y quieres teñirte de morena, es el mejor momento para una visita al salón.

Cuídalo

Si cuidas tu cabello como parte de tu rutina de belleza, podrás alargar el tiempo entre una y otra visita a la peluquería.

Sin embargo, si utilizas gran cantidad de productos o usas un champú duro, al final tendrás que ir a la peluquería con más frecuencia porque tu cabello se quedará sin vida y sin brillo.

Prueba con un tratamiento acondicionador profundo una vez a la semana. Si quieres tratarlo con productos naturales puedes probar con el aceite de coco o el aguacate, deja que el aceite se absorva durante unos 30 minutos y luego enjuágalo.