La garganta, ese gran perjudicado

lauraSin categoría Comments

La garganta, al estar más expuesta a la intemperie que otras partes del cuerpo, es la que más sufre las inclemencias del tiempo. Pero en este caso nos vamos a referir a unos problemas de garganta muy concretos. Este truco para hacer uno mismo va dirigido a solucionar esos picores de garganta que alguna vez todos hemos padecido. Me refiero a ese picor acompañado de carraspeo, pero que no tiene nada que ver con estar enfermo, que para eso están los médicos. Seguro que quienes más lo notan son los fumadores. Es como si notáramos la garganta sucia.

Bien, pues para esa sensación de garganta sucia hay un remedio casero muy antiguo y muy sencillo de hacer que nos ayudará a limpiarla. Debo decir que este es un remedio muy recomendable para fumadores.

Lo primero que haremos será calentar agua en una cazuela pequeña, suficiente para hacer una taza de infusión. Cuando hierva añadiremos una cucharadita de café de tomillo. Dejaremos que hierva durante 1 minuto pero bajando el calor, ya que si no lo hacemos  ocurrirá como cuando calentamos leches, subirá.

Bien en cuanto pase el minuto retiramos la cazuela en la se ha mezclado el agua y el tomillo y lo tapamos, dejando que se vaya enfriando. Lo importante es que esté lo suficientemente caliente para que podamos tomarlo sin quemarnos. No debe estar frío porque si no no servirá.

En cuanto esté a la temperatura adecuada, que lo podamos tomar sin quemarnos, lo colaremos y añadiremos a la infusión el zumo de medio limón. Removemos y mezclamos.

La infusión de tomillo y limón está lista. Iremos al baño, a la pileta. Lo que haremos a continuación es realizar gárgaras muy profundas con tragos de la bebida hasta que no podamos aguatarla más en la boca. Escupiremos en la pileta y volveremos a repetir la operación hasta terminar la taza.

Dos apuntes. El primero es que al escupir el líquido en la pileta notaremos suciedades en el, más oscuros y más cantidad si se es fumador. Cuando terminemos notaremos durante un rato aspereza en la garganta y un sabor como a madera, producto del uso de la infusión. Lo que sí notaremos es que el picor y la carraspera desaparecen.