Hazlos tu! Helados caseros.

astridRecetas, Salud Comments

En verano solemos tener a menudo la necesidad de comer algo fresquito y rápido, además que nos apetezca, muy dulce…y  encima tenemos la oportunidad de comer las frutas más ricas del año, cosa que, combinada, puede hacer que comamos fruta de una forma muy divertida y totalmente saludable.

En este post vamos a aprender a hacer unos polos caseros muy sencillos, cremosos y 100% naturales para poder disfrutar del verano sin tener que pensar en esos kilos de más que nos atormentan y condicionan siempre.

Para hacer los polos necesitaremos:
-La fruta que más nos apetezca (melón, melocotón, naranja, limón…)
-Un poco de azúcar (por si la fruta está muy ácida, como por ejemplo puede ser el limón).
Moldes para polo que se encuentran en cualquier tienda. Consisten en un recipiente de plástico vacío que tiene como tapa un palo de plástico que hará las veces de mango del polo. Además son de llamativos colores.

Para hacer el polo en sí, haremos zumo de aquellas frutas que hayamos elegido, en el caso de que la fruta se pueda exprimir, como es el caso del limón y de la naranja. Y con el resto de fruta, que no se puede exprimir, la cortaremos en trozos para poder triturarla con la batidora y que quede una textura cremosa.
Añadiremos azúcar en función de si la fruta no está suficientemente dulce o por ejemplo en el limón, que es bastante ácido.

Cuando ya tengamos estos zumos/batidos, basta con rellenar el molde del polo y ya podemos introducirlo en el congelador, sólo hará falta esperar.

Si añadimos azúcar a alguna de las frutas, podemos mezclar bien con una cuchara o volver a triturar con la batidora para que quede el azúcar más deshecho.

Si queréis darle un toque diferente, podéis mezclar diferentes zumos para que el sabor sea nuevo.Como por ejemplo, zanahoria y naranja, sandía y melón, melocotón y fresa…
O añadir algún otro ingrediente q se os ocurra, como por ejemplo, unas gotitas de licor, un poco de leche, un poco de chocolate fundido…las posibilidades son infinitas.

Y, por supuesto también podéis hacer polos “salados”, por ejemplo, de zumo de tomate, de zanahoria (ideal en verano para conseguir un moreno más saludable).

También es una actividad ideal en el caso de que tengamos niños pequeños para hacerles participar y que nos ayuden a preparar algo que luego podrán disfrutar en forma de uno de sus postres favoritos. Así, a la vez, nos aseguramos de que, como son helados totalmente naturales, sin conservantes ni colorantes, sabremos en todo momento lo que están tomando.

Foto: IKEA