Haz tus propios granizados!

astridRecetas, Salud, Sin categoría Comments

 

¿A quién no le gusta un granizado en verano? Además de refrescarnos, nos nutren profundamente por la cantidad de agua que aportan a nuestro organismo y, si encima son de frutas naturales, garantizan los nutrientes, los azúcares y los minerales necesarios para que nuestro cuerpo soporte las altas temperaturas y no nos deshidratemos con el calor.

Además la preparación de este postre hace que, si tenemos niños pequeños en casa, sea completamente de su agrado ya que pueden elegir las frutas y además coman fruta sin esfuerzo y se diviertan elaborándolos también.

Pues bien, existen multitud de recetas para hacer granizados, pero la base suele ser siempre fruta (aunque a veces nos den concentrado de fruta en algunos bares o algún otro tipo de bebida preparada con sobres a la que le añaden hielo picado). Partiendo de esa base, al hacer el granizado casero, podemos añadir lo que nos apetezca, azúcar, hierbas, leche, yogur…

La elaboración básica es la siguiente:

Cortamos la fruta que queramos para nuestro granizado en dados grandes y congelamos (aquí podemos aprovechar si hay alguna fruta que se esté poniendo mala o hayamos comprado mucha). Una vez esté bien congelada bastará con picar la fruta con la batidora americana o bien con nuestra batidora normal y ya estará listo para tomar.

En este punto, podemos añadir leche o más azúcar o bien, si, por ejemplo es algún granizado cítrico, pega que añadamos alguna hoja de hierbabuena o similar. Prácticamente admite todos los “tuneos” que se nos ocurran.

Podemos tomar el granizado en cualquier momento del día, ya que es ideal como postre, desayuno, merienda o bien para digerir, después de la cena.

También, con una pequeña modificación, cualquier sabor de granizado se puede convertir en un perfecto aperitivo para una cena de verano, basta con añadir, al granizado que hayamos preparado, un poco de cava o de vermú para darle un toque de alcohol y un sabor con contraste que bien seguro gustará. Además se puede presentar con una hoja de hierbabuena o menta en cada vaso para que sea aún (si cabe) más refrescante.

Si hacemos granizado de melón o de sandía, podemos añadir un pelín de canela molida por encima para dar un contraste en los sabores. Seguro que será un éxito.

En realidad, no hay que seguir ninguna receta, ya que, incluso podemos combinar diferentes frutas para hacer un zumo multifruta pero granizado. Realmente es una idea barata y fácil.