Como tener la casa fresca en verano y no morir con la factura de la luz

lauraHogar Comments

Ya se insinúa el verano, ya hemos tenido algunos días de temperaturas elevadas, y desde luego a medida que las fechas vayan avanzando se espera, como corresponde a la estación del año, que las temperaturas aumenten de manera considerable.

Y comienza sin duda otro de esos momentos en el año junto al invierno, en el que el consumo de electricidad por el uso de aires acondicionados es realmente alto, algo que teniendo en cuenta el precio de la factura de la luz, y, la necesidad de ahorrar en gastos de la inmensa mayoría de las familias de nuestro país, se convierte sin duda en un problema.

Vamos a tratar de dar algunos consejos para mantener nuestras viviendas lo más frescas posible en verano, en este caso eludiendo el uso de aires acondicionados, aunque, más adelante, dedicaremos un artículo exclusivamente al uso racional de este tipo de aparatos.

Si o si vamos a gastar electricidad

Puede resultar este encabezamiento una máxima un tanto apabullante, pero, sobre todo en lugares donde las altas temperaturas son constantes en el verano, es una realidad a la que no vamos a poder oponernos, aunque sí tratar de modificarla.

Y decimos que vamos a gastar electricidad por qué aunque no vamos a utilizar aparatos de aire acondicionado, si vamos a recurrir a aparatos con funcionamiento eléctrico para tratar de paliar la temperatura dentro del hogar, y en este caso vamos a recurrir a los antiguos y socorridos ventiladores.

A pesar de que existe, con cierta base, la creencia de que los ventiladores tan sólo se dedican a remover el flujo de aire caliente, lo cierto es que las propias leyes de la termodinámica nos indican que este remover de aire caliente reduce la temperatura del mismo, cualquier tipo de ventilador nos puede ayudar a este efecto y sin duda su consumo energético resulta mucho menor que el de los aparatos de aire acondicionado; especialmente recomendables resultan los ventiladores de techo de aspa grande. En general en una estancia de dimensiones normales este tipo de ventiladores pueden proporcionar una sensación térmica de reducción de entre 3 y 4 grados a un coste eléctrico notablemente inferior incluso a los aparatos de bajo consumo.

Así que, como primera recomendación, rompamos una lanza a favor de los ventiladores.

imagen levendula17 pixabay.com