Como tener la casa fresca en verano: cosas que puedo hacer

lauraHogar Comments

Seguimos tratando de aportar ideas para mantener nuestras viviendas lo más frescas posible ante el calor del verano, tratando por otro lado de ahorrar al máximo en el coste de la energía eléctrica que consumen aparatos como las instalaciones de aire acondicionado, en este caso vamos a proponer una serie de recursos, que, realmente, son los de toda la vida, los que venimos empleando en el tiempo y que en un momento como el actual, donde ahorrar es una necesidad, cobran más vigencia que nunca

La máxima que debemos aplicar durante todo el verano es simple; cuanto menos calor entre en casa con menos calor tendremos que enfrentarnos.

Además de cuestiones que tal vez no estén en nuestra mano como el hecho de evitar los colores oscuros en tejados, paredes o ventanas, lo que sí podemos hacer es mantener durante las horas de mayor calor las ventanas cerradas y las persianas prácticamente también cerradas o semicerradas, creamoslo o no manteniendo esta práctica disminuimos notablemente la entrada de calor en la vivienda, si a esto le sumamos justo lo contrario, es decir abrir ventanas y persianas en los momentos más frescos del día, podemos mantener algo más fresca la vivienda al menos durante las horas iniciales del día y hasta entrada la tarde.

Evitar los focos de calor interiores también es una buena idea, a veces nos olvidamos que electrodomésticos, ordenadores, televisores, incluso el hecho de cocinar, generan focos de calor a sumar al calor ambiental, en la medida de lo posible debemos pues tratar de regular también estas cuestiones.

Lo mismo que hemos repetido cuando hablábamos de las fugas de calor en invierno, repetiremos en lo relativo a buscar una vivienda fresca en verano; un buen aislamiento de  ventanas y puertas  es un gran aliado en esta lucha contra el frío del invierno y el calor del verano, así como una buena inversión a medio plazo ya que nos evitará mucho desperdicio de energía y por lo tanto abaratará la factura de la luz (o del gas o gasóleo) en el caso de las calefacciones en invierno.

imagen PublicDomainPictures pixabay.com