Como hacer una maleta (y no enloquecer en el intento)

lauraOrganizando Comments

Desde luego el momento de preparar una maleta, algo que probablemente nos encontramos cerca de hacer en los próximos meses de verano, puede ser dependiendo de cada uno, algo sencillo y bien programado o un auténtico generador de estrés, nosotros vamos a tratar de ayudarlos con algunas ideas básicas para qué no ocurra esto último.

En primer lugar claro está, el tipo de maleta que vamos a utilizar para depender en buena medida del tipo de viaje que vamos a emprender, no va a ser lo mismo plantearnos una estancia de un mes fuera de casa que de una semana, dicho esto lo demás ya resultan generalidades, nosotros por ejemplo nos vamos a centrar en una maleta para un viaje de una semana o diez días.

Menos es más

Aplica esta máxima también a la hora de hacer la maleta, y empieza precisamente por la elección de esta; en la medida de lo posible debemos elegir maletas de tamaño normal incluso en dirección a tamaño pequeño, llevar una maleta enorme significa cargar de manera excesiva con cosas que probablemente ni lleguemos a utilizar.

Una vez elegida la maleta lo recomendable antes de empezar a colocar nada es hacer una lista de necesidades. En este punto, cuando ya tengamos la lista hecha, una recomendación también muy interesante es volver a repasarla y eliminar al menos el 25% de lo que has  puesto como imprescindible; puede que con esta recomendación que haya surgido la sonrisa, es agradable sonreír, pero no creas que no es efectiva, pruébalo.

Montando la maleta

En esta maleta que estamos recomendando no vamos a incluir ni aparatos de ocio, libros, ni productos de higiene, cada uno de estos elementos tiene que encontrar su propio espacio de viaje, que en el caso de los productos de higiene debe ser un neceser de viaje, mientras que en los anteriores conceptos debemos poner en marcha nuestra imaginación y trabajar sobre la idea de pequeñas bolsas de viaje o similares. Por tanto nos vamos a centrar en ropa, calzado, íbamos a dejar un poco de espacio a complementos.

Empezamos colocando aquellas  cosas de más peso y con menos posibilidad de arrugarse deteriorarse, lo ideal es empezar colocando zapatos, que deberán encontrarse aislados por pares en bolsas (¿Cuántos zapatos llevamos? Seguro que  más de lo necesario). Dos trucos para optimizar puede ser utilizar los huecos de los zapatos para llevar pequeños objetos y complementos, y colocaros siempre a la altura de las ruedas de la maleta, a fin de distribuir bien el peso.

A partir de esta base iremos generando sucesivas capas, en las cuales la siguiente deberá ser la de los vaqueros o prendas de algodón, posteriormente los  suéter o camisetas, y por último elementos más susceptibles de arrugarse como son camisas, vestidos, etc.

 

imagen PublicDomainPictures pixabay.com