Como hacer un curriculum: tercera parte

lauraSin categoría Comments

Vamos a finalizar con el artículo de hoy esta pequeña serie de textos en los que hemos tratado de ayudar al lector a la hora de plantearse la confección de un currículum útil, antes de centrarnos en las últimas partes del currículum volveremos a repetir una cuestión básica, siempre debemos tener presente a quien dirigimos el currículum y por tanto ser capaces de modificar determinadas cuestiones en su interior a tal efecto.

Tras haber insertado ya nuestros datos personales y nuestra formación es el momento de insertar nuestra experiencia laboral, tampoco aquí debemos tener esa especie de fiebre de resultar pródigos en descripciones, ubicaremos nuestra experiencia laboral en orden cronológico y resaltaremos en aquellos casos que nos parezca correcto la relación entre el puesto desarrollado y el trabajo que solicitamos.

Dentro de este orden cronológico por cada puesto de trabajo en el que hemos desempeñado nuestra labor profesional incluiremos las fechas de desempeño (período de inicio y período de finalización) la empresa para la que se ha realizado el trabajo y el puesto que hemos desempeñado en la misma, cuando el puesto de artistas obvias sobre nuestro desempeño laboral no es necesario realizar ninguna descripción, si pensamos que debemos realizar alguna descripción esta ha de ser clara y concisa.

A continuación vamos a insertar, bajo el epígrafe que puede ser por ejemplo, datos de interés, aquí vamos a incluir diversos conceptos; idiomas especificando nuestro nivel oral y escrito, y las titulaciones o estudios que poseemos, nuestro nivel de manejo en informática, qué manejamos y el grado de conocimiento y de estudios o cursos (aunque sí ya están incluidos en formación complementaria no deberemos reiterarlo) y la disponibilidad o no de carnet de conducir y vehículo propio. En algunas ocasiones se suele recomendar la incorporación al finalizar este punto de cuestiones como cursos, voluntariado, experiencias, esto puede tener cierta utilidad siempre y cuando lo podamos relacionar de manera directa con el puesto de trabajo al que optamos.

Desde manera concluiríamos el grueso de lo que un currículum correcto debe poseer, sin embargo para concluir el artículo y la serie queremos reivindicar el papel de un elemento que no se tiene a veces muy en cuenta pero que puede resultar útil; la carta de presentación.

En esta carta de presentación, en la medida de lo posible dirigida de manera personal a quienes se encargan de los procesos de recursos humanos, deberíamos tratar de presentar, también sin una gran extensión tres o cuatro motivos básicos por los que consideramos resultamos idóneos para el trabajo que se oferta, concluyendo con una invitación a la revisión del currículum, lo que tratamos con esta carta de presentación obviamente es captar el interés de quien realiza los procesos de selección de currículum.

imagen Geralt pixabay.com