Como hacer un curriculum: primera parte

lauraTrabajo Comments

Buscar trabajo se ha convertido desafortunadamente en la principal ocupación de millones de ciudadanos de nuestro país. Nos encontramos en un momento en el que la tasa de desempleo es histórica y en el que además al menos en lo que respecta a este año la esperanza de mejora en todo caso es muy leve, por lo que obviamente, las personas en desempleo deben hilar cada vez más fino a la hora de presentar sus candidaturas en un mercado laboral de oferta escasa y muy exigente.

Desde luego dentro de esta búsqueda de trabajo la elaboración de un buen currículum es una carta de presentación fundamental, algo que hay que realizar con cuidado exquisito y en lo que se depositan muchas de las posibilidades (no decimos todas porque obviamente hoy en día otras cuestiones como la interacción en las redes sociales también influyen) de alcanzar ese paso deseado que es la entrevista de trabajo.

Es cierto que hoy en día se prodigan cuestiones como los currículum creativos, aquí todos recordamos ese currículum viral en video en el que un joven periodista, ukelele en mano desglosaba en una canción su currículum, sin embargo nosotros vamos a proponer centrarnos en los currículum tradicionales, ya que, para la gran mayoría de puestos de trabajo son los que efectivamente resultan necesarios, debemos tener en cuenta que estos currículum creativos pueden causar efectivamente impacto en determinados sectores como el marketing o la comunicación, pero sin embargo en el resto de sectores pueden incluso lograr el efecto contrario que buscamos.

Iremos repasando en esta pequeña serie de artículos la estructura principal de un currículum así como algunos tips de interés insertados dentro de dicha estructura.

Los datos personales siempre deben figurar de manera relevante en el currículum, al comienzo del mismo, sin embargo se suele cometer un error y es precisamente el de adjuntar una suerte de título o encabezamiento en el que reiteramos que el documento que hemos presentado resulta un currículum, esto en el fondo es una redundancia, quien recibe el currículum sabe de qué se trata y por tanto no es necesario reiterárselo. Sin embargo si puede resultar interesante incluir un encabezamiento que en una sola frase pueda generar, a modo de lema o similar, un resumen de lo que la persona que acceda al currículum se encontrará en su interior, una especie de frase gancho que bien dirigida puede motivar sin duda a la lectura más detenida.

Resulta conveniente también en el encabezamiento, concretamente en la parte superior derecha del mismo, insertar una fotografía reciente del demandante, y reiteramos reciente, buscamos una entrevista de trabajo, la constatación por parte de un seleccionador de recursos humanos de una mentira gráfica a través de una foto antigua puede ser ya de entrada un punto negativo antes siquiera de iniciar la entrevista que pretendemos lograr.

imagen Geralt pixabay.com